Raimundo Amador - AY QUE GUSTITO PA' MIS OREJAS

Raimundo Amador -(letra original Pablo Carbonel) 
Ay qué gustito pa' mis orejas

Ay que gustito pa mis orejas,
enterradito entre tus piernas,
y tu me dices ay!
que te responda,
yo todavía no te he escuchao, ay tu pregunta.
no te oigo bien,
porque ando sumergido en tu miel.
ay que bien

que gustito pa mis orejas,
enterradito entre tus piernas,
y tu me dices ay!
que te responda,
yo todavía no te he escuchao, tu pregunta,

lo mas grande de esta noche, que se hizo de día,
si saliera el sol,
alli te veria
como un conejillo entre tus piernas,
siguiendo tu senda,buscando tu esencia,
ay que gustito pa mis orejas.
no,no,no

ay como un conejillo entre tus piernas
bebiendo tu esencia,
siguiendo tu senda,
ay que gustito pa mis orejas.

Ay que gustito pa mis orejas,
enterradito entre tus piernas,
si soy agua tu me llevas,
si soy parra tu mi reja,
el horizonte es un muro,
que me cabe entre las cejas,
oy,oy,oy,oy
que me cabe entre las cejas,
oy oy oy oy

si soy agua tu me llevas,
si soy parra tu mi reja,
el horizonte es un muro,
que me cabe entre las cejas


Biografía - Con tan sólo doce años, Raimundo se recorría las calles de Sevilla con su guitarra. Poco a poco fue comenzando a tocar en locales y en uno de ellos, Los Gitanillos, tuvo la suerte de conocer a Camarón de la Isla y Paco de Lucía, de quienes siempre se ha considerado gran amigo.

Poco después descubre el rock de mano de los grandes: Bob Dylan, Jimmy Hendrix... y empieza a practicarlo con una guitarra eléctrica. El resto ya es historia del nuevo flamenco.

A mediados de los 70 conoce a Kiko y en el 77 juntos forman el grupo Veneno y lanzan un disco, Veneno, que revoluciona el mundo ideológico y estético del flamenco.

En 1981, lanza junto a su hermano Rafael el primer trabajo de Pata Negra, naciendo así uno de los mejores grupos españoles de los 80 y de todas las épocas, donde se hermanó el blues, el rock y el flamenco de la forma más natural posible, desde la calle.

Juntos, los hermanos editarían cuatro discos más.En 1986 se separan, y Raimundo realiza colaboraciones con artistas como Morente, Sorderita, Ketama, Martirio, Luis Auserón, Los Rodríguez, etc. Pero Raimundo, tras una etapa personal complicada por sus flirteos con la heroína, empieza a preparar su aventura en solitario.

Tuvo el atrevimiento de mandar unas grabaciones propias al gran B.B. King, y éste acepta colaborar con él.El resultado fue Noche de flamenco y blues, un álbum grabado en directo en Las Ventas junto al gran King.

Pero antes de éste, Amador había editado En la esquina de Las Vegas, en el que también había colaborado el gran músico americano y Andrés Calamaro, y Gerundina, nombre de su guitarra y primer disco en solitario del genio.

Tras el éxito que alcanzó con Un Okupa en tu corazón, ahora Raimundo sigue recorriendo el mundo con su guitarra,si lo puedes ver en directo no te lo pierdas.
(fuente delflamenco.com)

eMe
-COMPARTE ESTA CANCIÓN EN TU RED SOCIAL CON LOS BOTONES SOCIALES (Facebook,twitter,wikio,etc.)-

2 comentarios:

  1. Publicado en epony.zonalibre.org/archives/046399.html

    AY QUE GUSTITO PA MIS OREJAS...
    Hace algun tiempo me pasaron esta historia. Me aseguaron que era real, yo no lo tengo demasiado claro pero de cualquier modo es un punto. Narra la inspiracion y el desarrollo de la cancion de titulo coincidente con el del post. Bueno, leedla y juzgar vosotros mismos.


    Era una cálida noche de verano (suponemos), Pablo Carbonell estaba con su novia (actual esposa) en la playa, pasando una velada romántica a la luz de las estrellas, con el rumor de las olas de fondo, y un agradable calorcillo en las orejas debido a su placentera posición.
    En esto que se le iluminó la bombillita, se levantó y se puso a bailar a lo loco mientras cantaba algo asi como Ay que gustito pa mis orejas, enterradito entre tus piernas.
    Imaginamos que la novia le respondería Calla y vuelve a lo tuyo.

    Algunos días después, Pablo va a casa de un músico del que no recuerdo el nombre, que tiene que componer una canción para el nuevo disco de Raimundo Amador. El músico (cuyo nombre no recuerdo) le dice a Pablo que necesita ayuda con la letra, y le toca una melodía que todos conocemos. A Pablo, el gran genio, se le enciende la lucecita. El otro día se me ocurrió una letra que decía algo así como... Ay que gustito pa mis orejas, enterradito entre tus piernas, blebleblebleble. El músico (cuyo nombre no recuerdo) le mira y le dice Pero Pablo, eso último no es la letra de una canción, son lametones... no se si quedaría bien.
    A mi me quedó de puta madre responde el cándido personaje.

    Pero el músico (cuyo nombre no recuerdo) ve que esa letra tiene posibilidades, y decide elaborarla un poquito más por que de allí puede salir una buena canción, así que le comenta a Pablito Oye tío, vamos a ponernos tú y yo a sacar una canción de puta madre, pero en plan profesional. Vale, le responde Pablito- tú ve a por el güisqui que yo traigo la coca.
    Así que la cándida criatura y el músico (cuyo nombre no recuerdo) se ponen a trabajar y poco a poco van hilvanando una historia, creando una melodía, uniendo las piezas que componen una canción, hasta que Pablito se da cuenta de una cosa...
    Oye, (aqui va el nombre no recuerdo), esta canción puede ser buena. Debemos trabajar, duro, aspirar a lo más alto... ‘Aspiremos al Grammy SNIFFFFFFFFFF” (acompañado de un movimiento lateral de derecha a izquierda)
    Tras un intenso trabajo, Pablito y el músico (cuyo nombre no recuerdo) se dirigen a casa de Raimundo Amador y le presentan la canción. Este la lee, la canta, y de repente se da cuenta de una cosa...
    Pero... ehta canzion.... habla de UNA COMIDA DE COÑÑÑÑÑÑÑIO!!!!!!!!! Pero yo no puedo cantar ehto!!! Que é una comida de COÑÑÑIO!!.

    Pablito y el músico (cuyo nombre no recuerdo) se ven contra las cuerdas. Su gran canción, su maravillosa creación, está a punto de quedarse fuera...
    De repente, entre el mogollón de gente que se supone que debe haber con Raimundo aparecen unos rizos muy carácterísticos, y Pablito se ve salvado. Es Andrés Calamaro.
    Andrés!! Andrés!! -grita nuestro desesperado héroe- Ven aquí, Raimundo está grabando un disco en el que no has colaborado.
    Cooomo, un disco en el que yo no colaboré? Eso es imposiiiible responde el ricitos. Se acerca al trío, y le gusta tanto la canción que convence a Raimundo para colaborar en su disco con ese tema.

    Una vez solucionado el tema, la cándida criatura vuelve a casa orgulloso de su éxito. Se encuentra con su novia que le espera, y decide compartir con ella tan maravillosa noticia.
    Cariño, te acuerdas aquello que te cantaba de Ay que gustito pa mis orejas?.
    Nunca lo olvidaré dice ella, con voz de femme fatale de película en blanco y negro.
    Pues he hecho una canción y se la he dado a Raimundo Amador, que la va a cantar con Andrés Calamaro.
    Vaya -responde ella- Así que mi coño va a estar en boca de todo el mundo!


    Yo solo puedo decir: que par de cracks son los señores Carbonell

    ResponderEliminar
  2. Escrito por Pablo Carbonel sobre su disco Aceitunas y estrellas.

    Llamo a mi chica y le anuncio que me he comido un tripy y que me quedo a vivir en Mojacar, y que no pienso volver a casa hasta que no me encuentre. Ella se viene a ver si me ayuda porque teme, con razón, que me pierda aún más.

    Tengo en ese momento varios embriones de algo,la historia de una ancianita cibernética ..., un viaje a través de océano dando brincos ..., el tipo que abona las macetas con poemas de amor..., y llega mi Eva. Nos echamos unos polvos estupendos y nos compramos otro ácido, pero hay que esperar para metérselo.

    La siguiente luna llena alquilamos dos bicis sin faros y aprovechamos los últimos rayos de sol para irnos a una playa desierta a 4 km. de Mojacar. La idea es aguantar toda la noche allí hasta que vuelva a amanecer.

    Nos instalamos en una calita en miniatura, junto a un monolito de piedra ostionera. No hay nadie más , y en uno de mis arranques pre-subida me pongo a cantar ¡Ay que gustito pa mis orejas! Canción que acaba de nacer. Maravillado por el mar de mercurio me siento Wagneriano y no paro de anunciar el prodigio de la conexión plena con la naturaleza agreste. ¡Llega un nuevo amanecer Zulú!.

    ResponderEliminar

Comenta,¡¡¡que es gratis!!!

Subir pagina